martes, 14 de enero de 2014

Dios nos da la fuerza para cumplir los mandamientos

   Dios nos ha dado previamente la fuerza necesaria para cumplir todos los mandamientos que él nos ha impuesto, de manera que no hemos de apenarnos como si se nos exigiese algo extraordinario, ni hemos de enorgullecernos como si devolviésemos a cambio más de lo que se nos ha dado. Si usamos recta y adecuadamente de estas energías que se nos han otorgado, entonces llevaremos con amor una vida llena de virtudes; en cambio, si no las usamos debidamente, habremos viciado su finalidad.

   En esto consiste precisamente el pecado, en el uso desviado y contrario a la voluntad de Dios de las facultades que él nos ha dado para practicar el bien; por el contrario, la virtud, que es lo que Dios pide de nosotros, consiste en usar de esas facultades con recta conciencia, de acuerdo con los designios del Señor.

De San Basilio Magno (Regla mayor, respuesta 2,1)

Sabiduría, prudencia y sensatez

Sabiduría, prudencia y sensatez proceden del Señor, castigo y camino recto proceden del Señor. La ignorancia y la oscuridad se crearon para los criminales; y el mal acompaña a los malvados; pero el don del Señor es para el justo, y su favor asegura el éxito.

miércoles, 22 de julio de 2009

Si no sabes meditar cosas sublimes...

Si no sabes meditar cosas sublimes y celestes, descansa en la pasión de Cristo, deleitándote en contemplar sus preciosas llagas. Sufre por Cristo y con Cristo, si quieres reinar con Cristo.


(Del Libro de la Imitación de Cristo)

viernes, 26 de junio de 2009

Si hemos pasado de la muerte a la vida, no nos extrañemos de que el mundo nos odie

Si hemos pasado de la muerte a la vida, al pasar de la infidelidad a la fe, no nos extrañemos de que el mundo nos odie. Pues quien no ha pasado aún de la muerte a la vida, sino que permanece en la muerte, no puede amar a quienes salieron de las tinieblas y han entrado, por así decirlo, en esta mansión de la luz edificada con piedras vivas.

(Origenes)

jueves, 21 de mayo de 2009

Nos gloriamos en las tribulaciones

Nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce constancia; la constancia, virtud probada; la virtud, esperanza y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.

(Orígenes citando las escrituras)

viernes, 20 de marzo de 2009

Oracion, ayuno y misericordia

Tres son hermanos, los resortes que hacen que la fe se mantenga firme, la devocion sea constante, y la virtud permanente. Estos tres resortes son: la oracion, el ayuno y la misericordia. Porque la oracion llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe. Oracion, misericordia y ayuno constituyen una sola y unica cosa, y se vitalizan reciprocamente.
El ayuno, en efecto, es el alma de la oracion, y la misericordia es la vida del ayuno. Que nadie trate de dividirlos, pues no pueden separarse. Quien posee uno solo de los tres, si al mismo tiempo no posee los otros, no posee ninguno.

San Pedro Crisologo

miércoles, 18 de febrero de 2009

Nuestra lucha no es contra hombres de carne y hueso...

Nuestra lucha no es contra hombres de carne y hueso, sino contra los principados y poderes, contra las fuerzas sobrehumanas y supremas del mal. Estad firmes, abrochaos el cinturón de la verdad.

(Ef 6,12.14.13)